martes, 23 de mayo de 2017

Cómo pedir un préstamo y no endeudarse en el camino

tuQuejaSuma recibe muchos reclamos vinculados a problemas con empresas financieras y en la mayoría de ellos -siempre que no se trate de una estafa-, el inconveniente es que quien solicitó el servicio no tuvo en cuenta las condiciones que puso la compañía. En este artículo te ayudaremos a desentrañar el complicado mundo de los préstamos.



Elegir al prestamista

Siempre es mejor acudir a un banco ya sea nacional, el de tu provincia o incluso privados; pero también es cierto que las condiciones para otorgarte el servicio suelen ser difíciles de cumplimentar y terminamos accediendo a empresas financieras. 

En ese caso, desde tuQuejaSuma recomendamos que evites aquellas tentadoras empresas que te ofrecen hacer todos los pasos de manera online. Es mejor para este tipo de transacciones delicadas, que acudas a una oficina, converses cara a cara con los representantes, que te den información clara, precisa; que te ofrezcan los datos de contacto de ellos para acudir en caso de complicaciones; y que te den un precontrato para que leas en tu casa detalladamente y que tengan que firmar ambas partes el acuerdo.

Cualquiera sea tu elección, es importante que evalúes todas las posibilidades y que le hagas saber a los competidores que estás comparando opciones, para que te hagan las mejores ofertas con tal de que los elijas. 

¡Y asegurate que sea en la moneda deseada! Vemos que muchas veces la gente busca un préstamo el pesos argentinos, pero al ser una página online termina sacando uno en dólares sin darse cuenta.

Al equiparar las opciones, lo que tenes que analizar es el costo financiero total (CFT) de la transacción debido que en muchas ocasiones te pueden ofrecer una tasa relativamente baja, que resulta super convincente, pero después te incrementan otro tipo de cargos y comisiones que elevan el costo total de la operación. En ese sentido, tené en cuenta que una buena propuesta financiera es cuando el CFT no supere la inflación esperada para el año. 

Al mismo tiempo, la cuota puede incrementar también si sos consumidor final porque tendrás que pagar el IVA sobre los intereses abonados cada mes; y porque este tipo de operaciones implica la utilización de otros servicios como caja de ahorro o cuenta corriente, cuya manutención correrá por tu cuenta y tendrás que sumar al costo final.


Siempre es preferible que el préstamo sea a tasa fija lo que te permitirá hacer un cálculo más certero sobre las posibilidades de pago y asegurarte de ir al día con las cuotas. ¡Revisá atentamente las condiciones de cancelación del préstamo ya que suele ser un gran dolor de cabeza para muchos!

Por último, averiguá si el préstamo incluye la contratación de seguros, tenés la opción de elegir entre tres diferentes aseguradoras. Indagá las condiciones y optá por la que mejor te resulte. 

A la hora de hacer la solicitud

Primero, analizá en función de tus ingresos, cuánta plata tendrás disponible para afrontar una cuota que te permita devolver en tiempo y forma el préstamo. Es necesario que para no tener problemas, incluso dejes un margen con el que, frente a un imprevisto, puedas continuar cumpliendo con el contrato que vas a firmar. De todas maneras, recordá que cuanto menos tardes en restituir el capital, menos intereses te cobrarán.

Por otro lado, te recomendamos no pedir más de lo que necesitas para hacer la refacción, la fiesta, comprar el auto, viajar, etc.; porque al devolverlo deberás hacerlo con intereses y terminarás perdiendo plata sin una buena razón.
 
Al momento de presentar la solicitud a la empresa, entregá toda la información que es requerida porque cuando evalúen tu aplicación, si falta un papel, darán marcha atrás el trámite y se demorará todo el proceso en un rango de dos semanas a dos meses. 


Con ese fin asegurate, antes de informar las garantías, que todo esté en orden, es decir comunicate con todas las personas que sean necesarias para verificar que no tenés deudas y que darán testimonios positivos de tu desempeño financiero.

Al firmar

Es importantísimo que leas bien detallada y minuciosamente el contrato, que te asegures que todo lo que figura ahí es lo que conversaron y lo que pactaron con el representante de la empresa, así evitas firmar cláusulas sobre las que no tenes conocimiento.

Recordá que la mayoría de los problemas empiezan en este paso porque las empresas no son del todo claras e incluso, en muchos casos, tienen el deseo de embaucar a los clientes. Entonces si te surgen preguntas, este es el momento de hacerlas y aclararlas. Además, asegurate que esas respuestas se registren también el documento que vas a firmar y en el que se quedará la organización. De ese modo, queda asentados todos los detalles y se evitan malos entendidos.

Al devolver el dinero

La mayoría de los problemas que registramos en tuQuejaSuma es cuando los clientes se retrasan con las cuotas. Eso se convierte en un problema muy grande primero porque, los intereses se siguen acumulando, y cuanto más tardes, más tendrás que abonar; y segundo, porque el prestamista necesita cobrar y empieza a hacerlo a través de las garantías que aportaste a la hora de firmar el contrato. 

Usuarios, a través de tuQuejaSuma.com contaron que les terminaron debitando hasta tres veces en el mismo mes de la tarjeta de débito por atrasarse en un pago.

Así que ya sabes, mientras mantengas al día tus cuotas y con todo lo establecido por contrato, si seguiste estos pasos, no deberías tener inconvenientes. Pero si a pesar de ello, surge algún imprevisto, no te desesperes que estamos para ayudarte, publicá gratis tu reclamo en tuQuejaSuma.com, seguí los tres pasos por los que te guiará el sistema y podés lograr que la empresa te de una solución.


No hay comentarios:

Publicar un comentario