viernes, 18 de abril de 2014

El argentino perdió el miedo a comprar por Internet.

De la mano de los portales chinos, los argentinos le perdieron el miedo a comprar ropa por Internet. Si bien desde hace tres meses las operaciones en sitios como AliExpress o DealExtreme se encuentran prácticamente prohibidas, en el sector reconocen el papel clave que jugaron los sitios orientales en los últimos dos años para ampliar el rango de rubros de los compradores online argentinos.




Según el estudio anual que realiza la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), en 2013 el rubro de indumentaria incrementó sus ventasonline un 68%, hasta alcanzar los $ 740 millones, superando el crecimiento del e-commerce en general, que cerró el último año con una suba del 48% y una facturación superior a los $ 24.800 millones.

El peso cada vez más fuerte que ganó el rubro indumentaria en el comercio electrónico es confirmado por la empresa MercadoLibre. "En 2013, las ventas de ropa y accesorios crecieron un 51%, con un papel cada vez más importante de los tiendas oficiales que cuentan con sitios especialmente diseñados dentro de la plataforma de MercadoLibre para que las grandes marcas puedan comercializar directamente su producción. Hoy ya son más de 40 las tiendas en la Argentina que encontraron en nuestra empresa un aliado para crecer en el canal online, lo que explica el crecimiento del 51% que registró la venta de ropa y accesorios en 2013", explicó Federico Procaccini, director general de MercadoLibre Argentina.

En MercadoLibre reconocen el papel que jugaron los portales chinos en la popularización de las ventas online de ropa, pero subrayan las ventajas que tienen las marcas locales. "Obviamente que en lo que es el comercio electrónico se sintió un impacto por las restricciones para las compras chinas y hay operaciones que se van a perder porque no está el producto disponible en la Argentina o el precio local no puede competir con el de los portales chinos. Pero ya tenemos muchos fabricantes que en la actualidad ya están comercializando su producción a través de MercadoLibre, con la ventaja que significa para el consumidor, que a diferencia de lo que ofrecían los portales chinos, acá la entrega es casi inmediata y no hay que esperar 60 días", señaló Procaccini.

Más allá del crecimiento de los últimos años, en el sector destacan el potencial que tiene el rubro por las características propias del mercado argentino. "Uno de los diferenciales del comercio electrónico es la cobertura geográfica. Las marcas del rubro deportivo no se consiguen en todo el país, y para alguien que vive en un pueblo o en una ciudad pequeña le ofrecemos una herramienta para acceder a una oferta que hasta ahora no tenía disponible", señaló Santiago Revello, gerente de Marketing de Netshoes, la tienda online de origen brasileño de artículos deportivos que llegó al país en 2011.

El crecimiento de las compras online de indumentaria está lejos de ser un fenómeno solamente argentino. De acuerdo con el índice de e-commerce de Rakuten -la tienda online más grande de Japón- el rubro de indumentaria y accesorios ya desplazó al de los libros y al de la electrónica como la categoría de mayores ventas en Internet. Solamente en los Estados Unidos el año pasado se concretaron compras de ropa a través de este canal por más de US$ 40.000 millones. El liderazgo por penetración del servicio, por su parte, está en Alemania, donde el 70% de los usuarios admitió haber realizado una compra de indumentaria en el último año.



No hay comentarios:

Publicar un comentario